21-01-2020

Ordenar el tránsito, uno de los desafíos de la administración Mendoza


Hasta el momento, ningún gobierno de la ciudad pudo encauzar uno de los graves problemas que tiene la ciudad: el tránsito. A la falta de controles, siempre se sumó la mala costumbre del automovilista que es la de estacionar donde no está permitido. La gestión de Mayra Mendoza da el primer paso buscando lograr una mejor y más segura circulación en las calles del centro.



Y lo hizo haciendo cumplir las ordenanzas vigentes: respetar los lugares donde no se permite estacionar. Y en este sentido, días pasados hubo malestar de varios automovilistas que se quejaron porque sus vehiculos fueron acarreados por la grúa. 



"Están buscando recaudar plata y por eso nos llevan el auto", vociferaban al unísono dos vecinos. Y la realidad indicaba lo contrario: habían sido acarreados porque se encontraban mal estacionados. Es decir, se hizo cumplir la ordenanza vigente.



Según la normativa municipal, provincial y nacional, no se encuentra permitido estacionar durante las 24 horas en los lugares que afecten la seguridad, la visibilidad, fluidez del tránsito y en todo lugar que así se señalice mediante cordones de color amarillo y/o con cartelería indicativa de “prohibido estacionar”.



Además, vale recordar que no se encuentra permitido aparcar sobre las sendas peatonales, rampas, diez metros antes o después de las paradas de colectivos, frente a hospitales, escuelas o dependencias públicas, cines y teatros (en horas de funcionamiento), lugares reservados para carga y descarga y entradas de garajes, entre otros.



En todos estos casos, si existe incumplimiento de cualquiera de las normas, se podrá proceder al acarreo del vehículo a instalaciones municipales.



Por su parte, el límite máximo de velocidad en las calles de Quilmes es de 40 km/h; mientras que en las avenidas es de 60 km/h.



A su vez, se establecen como faltas graves, conducir en estado de intoxicación alcohólica, estupefacientes u otra sustancia que disminuya las condiciones psicofísicas normales; dificultar la detención de los transportes públicos y de emergencia en los lugares reservados; no estar habilitado para conducir determinados vehículos o carecer de la documentación exigible; circular sin las chapas patentes o sin seguro y fugarse o negarse a presentar la documentación solicitada, entre otras.



OBRAS NECESARIAS

Si bien los controles y la presencia de personal de tránsito para llevar adelante un ordenamiento de tamaña magnitud, la medida sería aún más efectiva si se logran concretar cambios de fondo, que permitan agilizar más el tránsito quilmeño.



Esos cambios, que en años anteriores se pensaron realizar, deberían incluir cambios en la circulación de algunas arterias y la prohibición definitiva para que los colectivos dejen de ingresar al centro de Quilmes. 



Claro que además, la medida debería estar acompañada por la implementación de un sistema de estacionamiento medido que permite a la Comuna tener un ingreso sustancial que pueda ser destinado a esas obras complementarias que comentamos más arriba.


Mas Noticias