05-06-2019

La iglesia reclama más solidaridad en la colecta anual de Cáritas

El presidente de Cáritas Argentina y obispo de Quilmes, monseñor Carlos Tissera, destacó que "la Argentina vive un momento crítico y cada vez se nota más la falta del trabajo y la pobreza en las calles", por lo que pidió que "haya mayor solidaridad de la gente aunque sabemos que cuesta hacerlo en estos momentos".

De esta manera, Tissera destacó que el 8 y 9 de junio se lanzará en toda la Argentina la colecta anual de Cáritas en las 3.500 parroquias y diócesis del país, donde se esperan donaciones monetarias.

El reclamo del titular de Cáritas, en función de una mayor solidaridad y sensibilidad social, tiene que ver con un dato concreto: en el 2018 la colecta anual de la Iglesia fue de 91 millones de pesos, un 18% más que en el 2017.

Aunque la responsable de Desarrollo de Recursos de Cáritas, María Lagos, aclaró que "la inflación implicó una importante pérdida en función de esa recaudación y es por ello que hace falta realizar una mayor concientización a la población sobre el valor de la solidaridad".

Las autoridades de Cáritas admitieron que "hay una leve tendencia a la baja en la ayuda de los donantes de clases medias, ya que cuesta cada vez más llegar a fin de mes en la Argentina". Pero instaron a promover la cultura de la solidaridad y la ayuda al más necesitado.

COLECTA ANUAL
Así, la colecta anual de Cáritas que este año lleva el lema "Compartir transforma vidas", buscará recibir donaciones en efectivos en las parroquias. Más de 32.000 voluntarios de Cáritas forman parte de 3.500 equipos de trabajo, vinculando de manera directa a más de 92.000 personas en contexto de extrema pobreza.

Monseñor Tissera expresó también que el tema de la situación de pobreza en Argentina fue tratado recientemente por los obispos argentinos con el papa Francisco , y allí el Sumo Pontífice los alentó a seguir trabajando por los pobres al mismo tiempo que pidió "trabajar más por la gente que necesita y lejos de la burocracia".

También desde Cáritas plantearon que la ayuda que reciben del Gobierno, a través del Ministerio de Desarrollo Social, "no alcanza ante el aumento de la pobreza y la inflación que golpea fuerte a la hora de la compra de alimentos" para asistencia social.

Cáritas Argentina no sólo realiza la colecta anual sino que durante todo el año trabaja en programas de educación y becas, en atención a la primera infancia con la capacitación a madres, en los planes de asistencia a jóvenes en situación de adicciones y en la generación de empleo genuino.