02-06-2020

Una de las promesas del fútbol mundial, lleva sangre quilmeña en las venas


Se llama Luka Romero Bezzana, tiene 15 años y es una de las grandes joyas del fútbol mundial, a tal punto que Mallorca, su club, ya lo puso a entrenar con el plantel profesional a la espera del reinicio de la Liga, que será ante Barcelona el 13 de junio.

Diego, su papá, surgió de Quilmes donde hizo inferiores y jugó de 1995 a 1998, luego pasó por Atlético de Rafaela y en 2003 llegó a Alebrijes, del ascenso mexicano.

Al año siguiente nacieron los mellizos Luka y Tobias. Luego de Alebrijes, Diego Romero pasó por Ecuador, volvió al ascenso argentino y se mudó a España. Allí comenzó la carrera de Luka: tras un paso breve por Sociedad Deportiva Formentera pasó en Sant Jordi, equipo de la isla de Ibiza, y más adelante a las Inferiores del Málaga.

Entonces, el Mallorca puso sus ojos en él y se lo aseguró por ocho años, hasta que tenga la mayoría de edad y pueda firmar un contrato, para evitar que se lo llevara otro club.

El que estaba al acecho era nada menos que el Barcelona, que lo llevó a hacer una prueba pero no pudo quedárselo porque la familia no estaba establecida en esa ciudad, como pide el artículo 19 del reglamento sobre el Estatuto y la transferencia de jugadores de la FIFA, que refiere a la protección de menores.


Mas Noticias