23-04-2018

El gremio de ATE impidió que se realice la recolección de residuos en el Distrito

Foto: Hecho en Quilmes

El servicio municipal de recolección de residuos en Quilmes se vio este lunes afectado por una violenta protesta de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), por la que se bloqueó la salida de camiones del GIRSU cuando se aprestaban a comenzar con la limpieza de las calles del distrito.

El reclamo fue en el marco de un pedido de reincorporar a un trabajador, que en la más absoluta ilegalidad, había sido desgnado por el gremio como "delegado".

Por este motivo, la Municipalidad realizó una denuncia en la Comisaría 2ª de Quilmes y tomó intervención el fiscal Jorge Saizar, titular de la Unidad Funcional de Instrucción número 5 del Departamento Judicial de Quilmes, que estaba de turno.

Liderados por el secretario general de ATE, Claudio Arévalo, los gremialistas irrumpieron violentamente en la sede del GIRSU alrededor de las 2 del lunes y afectaron las labores que estaban realizando los trabajadores municipales. En su accionar, amenazaron al personal que estaba en servicio y a los recolectores que se aprestaban a salir a las calles para levantar los residuos con los camiones de carga lateral.

Al mismo tiempo, los gremialistas (identificados con los chalecos verdes de ATE) cortaron parcialmente la avenida Calchaquí frente al acceso del GIRSU, a la altura de Zapiola, mientras algunos de ellos permanecían dentro de la dependencia municipal, realizando arengas que incluían hasta arrojar bombas de estruendo dentro del galpón.