11-12-2017

Se terminó el año más catastrófico para El Cervecero

Quilmes empató el viernes pasado 0 a 0 como local ante Juventud Unida de Gualeguaychú y finalizó la primera mitad del campeonato de la B Nacional. Con el debut del entrenador Mario Sciacqua, el equipo mejoró pero no pudo sumar de a tres, algo que no consigue desde hace siete encuentros. Así, se fue al receso con una realidad que dista mucho de la expectativa de los hinchas, jugadores y dirigentes.

Seguramente cuando los hinchas de Quilmes imaginaban el fin de año, nunca pensaron que sería como el actual. Luego del catastrófico descenso en la mitad del 2017, se esperaba para estas alturas a un Cervecero tranquilo en la B Nacional, quizás no puntero pero peleando entre los de arriba por el ascenso directo.

Sin embargo, eso que parecía que podía suceder después de las primeras cinco fechas, quedó sólo en un deseo. Porque luego de los errores del DT Lucas Nardi que derivaron en su salida, el interinato de Leonardo Lemos y el debut de Mario Sciacqua,

El Cervecero terminó sumando siete partidos sin triunfos, fue bajando posiciones hasta quedar decimosexto y meterse en zona del descenso a la Primera “B” Metropolitana.

Un plantel sin figuras que no logró todavía estar a la altura de los que pelean arriba y que no tuvo valores individuales altos, dentro de un rendimiento colectivo pobre sin una idea clara.

Pero lo que quizás más preocupa a los hinchas cerveceros hoy no es solamente el presente, sino el futuro. Porque lo que se viene pareciera ser todavía más incierto. Para jerarquizar el plantel, no hay dinero para sumar dos refuerzos. La pretemporada, que a estas alturas debería estar confirmada, todavía no tiene ni siquiera el hotel cerrado por cuestiones económicas. No se definió tampoco cuántos días se trabajará en Mar del Plata. Un caos por donde se lo mire.

Descalabro institucional
Los directivos de Quilmes fueron a buscar el hotel del Centro de Empleados de Comercio, “Los Fuegos”, donde el plantel se viene alojando en cada pretemporada. Pero no se lo fue a buscar con el tiempo previo correcto, además de que todavía habría deudas del club con este hotel, por lo que la chance de ir a “Los Fuegos” quedó descartada.

Hoy se busca otro lugar pero está claro que será mucho más caro que el hotel del sindicato. Por ello, la intención de los directivos es que la pretemporada en Mar del Plata dure apenas seis días, algo que al nuevo DT Mario Sciacqua no le habría caído demasiado bien. El tema de los refuerzos será otro problema para el entrenador, por cuestiones económicas.

Si a todos estos inconvenientes futbolísticos se les suma la reciente renuncia del vicepresidente segundo del club, Julio García, más la Convocatoria de Acreedores, que deberá comenzar a pagarse en febrero, la preocupación del Mundo Quilmes es lógica. García habría tenido una fuerte discusión con el presidente Marcelo Calello, y habría presentado su renuncia por permanentes críticas y faltas de respeto hacia su persona, por ser acusado de tomar decisiones que afirmó no haber tomado. Un temblor más dentro de una Comisión Directiva totalmente fracturada.

En definitiva, entre renuncias, problemas económicos y promedios del descenso, el hincha tendrá muchas cuestiones por las que pedir en estas fiestas. Por el bien de todos los cerveceros, sería bueno que se cumplan al menos algunas…