29-09-2017

El Cervecero termina una semana positiva preparando el viaje a Jujuy

El Cervecero jugará este domingo por la tarde, desde las 17, como visitante frente a Gimnasia y Esgrima de Jujuy, por la tercera fecha del campeonato de la Primera “B” Nacional y con el arbitraje de Luis Álvarez. El entrenador Lucas Nardi haría una sola variante en el equipo titular, respecto del que jugó de entrada el sábado pasado ante Villa Dálmine.

Las matemáticas son buenas. Quilmes lleva ya dos fechas disputadas en el campeonato de la B Nacional, y haciendo la “media inglesa” sumó cuatro puntos de los seis en juego. Empató en la primera fecha como visitante frente a Sarmiento de Junín, y el pasado sábado le ganó como local a Villa Dálmine. Desde lo numérico el hincha, los jugadores y el entrenador Lucas Nardi están conformes con lo hecho por el equipo.

Sin embargo, en cuanto al juego, la historia no es la misma. Si bien se ha mostrado firme en su faceta defensiva (no ha recibido goles aún en el torneo), Quilmes está en deuda con algo que fue pregonado permanentemente por el DT a lo largo de toda la pretemporada: la tenencia de la pelota.

Nardi quiere un Cervecero protagonista, que maneje el balón, que salga jugando del fondo y que muestre maniobras colectivas permanentemente. Bien, por ahora eso no ha sucedido, ni en Junín ni en el Estadio Centenario. Quilmes no ha logrado tener demasiado tiempo la pelota, y cuando no la tiene, además, le cuesta recuperarla.

Por eso pensando en el encuentro del domingo en Jujuy, el entrenador estaría analizando alguna variante para tratar de encontrar ese juego perdido. No solamente en los nombres, sino también en cuanto a las posiciones de algunos futbolistas dentro del once inicial. Recuperar y jugar, el verdadero desafío para Quilmes en Jujuy. ¿Podrá conseguirlo?

Una variante en el equipo
Con Miguel Caneo todavía afuera del once inicial por una molestia muscular, la idea de Nardi para jugar en Jujuy sería realizar un solo cambio en los nombres.

El DT pondría de entrada a Augusto Max, un volante central de marca que no venía siendo titular, pero que las dos veces que ingresó en el segundo tiempo le dio equilibro al mediocampo. Max entraría por Jonatan Torres, que el pasado sábado jugó como enlace y no se sintió cómodo. Con Max en el doble cinco con Sebastián Romero, Brandon Obregón se adelantaría y jugaría como enganche.

En definitiva y siempre manteniendo el sistema 4-2-3-1, Quilmes podría formar el domingo con Emanuel Trípodi; Juan Larrea, Diego Colotto, Tobías Albarracín y Federico Álvarez; Augusto Max y Sebastián Romero; Francisco Ilarregui, Brandon Obregón y Nicolás Castro; y Felipe Cadenazzi.